Psicología - porque acudir al psicólogo

Cuando y por qué acudir a un servicio de psicología

                                                                     CUÁNDO Y POR QUÉ ACUDIR A UN SERVICIO DE PSICOLOGÍA.


En la actualidad, son muchas las áreas de intervención de un psicólogo (educativa, laboral, clínica, social y comunitaria…), dejando atrás la relación psicología – trastornos psiquiátricos como único binomio de intervención. A pesar, de este gigantesco cambio en el campo de la psicología, que ha abierto sus beneficios y herramientas a la población en general, existe aún mucho tabú (acudir a un psicólogo es estar loco) y mucho desconocimiento de los motivos y razones por los que podemos y debemos acudir a un psicólogo como profesional y agente de cambio en la problemática que nos acontece.

Este cambio y ampliación en el campo de la Psicología hace que muchas personas se pregunten con frecuencia:
¿Lo que me sucede es realmente un problema o es algo normal? ¿Es motivo para ir a un psicólogo? ¿Podrá ayudarme o voy a perder tiempo y dinero?

“Aquello que te sucede pasa a ser importante y merece atención en el mismo momento que te causa malestar.”

Cuándo ir al psicólogo es una cuestión muy personal, siendo muy importante que sea la persona la que decida si lo necesita, por qué sólo ella conoce su malestar interior y los intentos previos por sentirse mejor. Sin embargo, en muchas ocasiones la persona afectada no se da cuenta de que su calidad de vida está siendo afectada por un problema y son los otros (familiares o personas allegadas a su entorno) los que nos dan la voz de alarma y recomiendan consultar con un profesional. Es fundamental en estos casos dejarse ayudar para erradicar el problema que se está desarrollando.

La Sociedad Española de Psicología Clínica indica que es recomendable ir al psicólogo cuando la persona tiene un problema que le desborda y le impide vivir su vida diaria de forma deseada, causándole un malestar y un deterioro en las distintas áreas de funcionamiento de forma habitual (área personal, familiar, social y/o laboral). Así que la psicoterapia no sólo está dirigida a personas que sufren trastornos de personalidad, también está destinada a las personas que quieren crecer o solucionar sus problemas.

10 señales para acudir a un servicio de Psicología:

1. Atraviesas una crisis personal:


  • Una ruptura sentimental, divorcios, infidelidades, crisis laborales, la muerte de un ser querido, rupturas o crisis con amigos, familiares, hijos…
  • Haber estado sometidos a situaciones de gran impacto emocional como accidentes, malos tratos o desastres.
  • Un profesional de la psicología nos puede ayudar a recuperar la estabilidad y reparar el daño emocional.
2. El malestar y las emociones desagradables invaden tu día a día:


  • No sentirse bien de manera estable, arrastrando un malestar emocional persistente en su día a día.
  • Convivir con sensaciones de apatía, desánimo, insatisfacción o vacío, sin poder disfrutar de lo que tienen.
  • Miedos irracionales, como el miedo a la muerte, a conducir, a los espacios pequeños…
  • Cambios de humor o sentirse frecuentemente irascible, culpable, avergonzado…
3.Tus pensamientos te agobian o limitan:


  • Pensamientos negativos, obsesivos, circulares o catastróficos.
  • Diálogos internos críticos hacia nosotros mismos o hacia los demás.
  • No parar de darle vueltas a las cosas y dudar de cada decisión con ansiedad.
  • Vivir añorando el pasado u obsesionado con un futuro que no acaba de llegar.
4. No consigues hacer lo que te propones o tienes conductas perjudiciales:


  • Cuando sabemos que hay hábitos que no nos vienen bien, pero no conseguimos dejar de hacerlos (adicciones, peleas, malos hábitos de salud).
  • Un psicólogo te ayudará a identificar las causas (falta de motivación, estrés, miedo, inseguridad, insatisfacción…) y conseguir tu objetivo.
5. Te sientes inseguro y con la autoestima baja:


  • Las personas que no tienen un buen concepto de sí mismas, se sienten pequeñitas, culpables, avergonzadas, incapaces o menos que los demás.
  • Personas con miedo a los conflictos que no saben decir “no”.
6. Tus relaciones no van bien:


  • Problemas en las relaciones de pareja, amigos, compañeros, familiares.
  • Personas con problemas de timidez o vergüenza en el contacto con los demás, individualmente o en grupo.
7. Tienes problemas en el trabajo:


  • Los problemas en las relaciones con compañeros o jefes generan miedo y frustración (descuentos, luchas de poder, agresividad…).
  • Síndrome de Bourn Out: sobrecarga laboral, organización o conciliación.
  • Situaciones de acoso laboral y amenazas de despido, que producen estrés, baja autoestima laboral y bloqueos.
8. Estas estresado y tu cuerpo habla:


  • Cansancio, agotamiento, problemas de sueño, migrañas, dolores musculares o estomacales son los síntomas de estrés más frecuentes.

9. Sufres algún trastorno psicológico:


  • Trastornos psicológicos más frecuentes en una consulta de psicología son: ansiedad, depresión, fobias, miedos irracionales, trastorno límite de la personalidad, trastorno obsesivo-compulsivo…

10. Has vivido experiencias traumáticas en la niñez:


  • Situaciones de abuso, maltrato, acoso, violencia, negligencia o abandono, pueden dejar una huella en las personas que tienen que resolver.

¿En qué me puede ayudar un psicólogo?


  • Es un espacio para ti, donde puedes sentirte escuchado sin juicios de valor o dogmatismo.
  • Aceptarte a ti mismo, a los demás y a las situaciones que te van aconteciendo.
  • Enriquecer tu relación de matrimonio.
  • Ser mejores padres.
  • Prosperar en tu trabajo.
  • Profundizar en el sentido de tu vida y una toma de conciencia.
  • Te proporcionará herramientas para comprender y gestionar mejor tus emociones, pensamientos y conductas.
0 0
Feed

Einen Kommentar hinterlassen