Diabetes, Colesterol, Hipertensión y sobrepeso

Diabetes, Colesterol y la importancia de controlar el sobrepeso

Colesterol, diabetes y sobrepeso son tres enfermedades que están interrelacionadas. Una lleva a la otra y viceversa. En este artículo hablaremos de esta peligrosa relación, de la importancia de controlar el sobrepeso y de cómo algunas opciones como el nuevo tratamiento farmacológico inyectable pueden ayudarnos a evitar, frenar o remitir alguna de estas tres enfermedades.

Diabetes y Diabesidad
La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a la forma en la que el cuerpo usa el azúcar en sangre (glucosa) como fuente de energía para mantenerlo vivo.
La insulina, una hormona producida en el páncreas, ayuda a regular y utilizar el azúcar en sangre de los alimentos para obtener energía. Cuando el páncreas
funciona correctamente, la insulina que produce evita que sus niveles de azúcar en sangre suban o bajen demasiado.
Hay varios tipos de diabetes: Entre ellos las más conocidos son la diabetes tipo 1 y 2, pero hay otras que también vamos a describir en este artículo. 


- Tipo 1 – es una afección en la que el páncreas no produce suficiente cantidad de insulina

- El tipo 2 - es el tipo de diabetes más frecuente en personas mayores de 40 años. Es una afección frecuente en la que el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa de manera eficiente, el cuerpo presenta una resistencia a esta hormona. Si la diabetes tipo 2 continúa sin control, el cuerpo puede dejar de producir
suficiente insulina.

- Diabetes gestacional – intolerancia a la glucosa que aparece por primera vez durante el embarazo

- Diabetes mody – producida por defecto genérico de las células beta (hereditaria)

- Diabetes secundaria - debida a los medicamentos ( glucocorticoides, inmunosupresores)

A su vez, la diabetes está relacionada y es un importante factor de riesgo para el desarrollo de otras muchas enfermedades.

La Diabesidad es un nuevo concepto de enfermedad que surge como consecuencia de la estrechísima relación entre tipo 2 y obesidad dado que el sobrepeso es el principal factor de riesgo de la diabetes tipo 2.

El vínculo entre obesidad y diabetes
Aproximadamente el 80% de las personas con diabetes tipo 2 son obesas. Recientemente nuevas investigaciones han concluido que las personas obesas tienen hasta 80 veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellas con un IMC de menos de 22.

El vínculo por tanto entre ambas enfermedades ha sido ampliamente estudiado y se manejan tres hipótesis del por qué de esta relación:


  • Hipótesis de la inflamación: Un cuerpo con obesidad se encuentra en un estado de inflamación crónica, lo que genera cambios patológicos que afectan la captación de insulina.
  • Hipótesis del desbordamiento de lípidos: La hipótesis del desbordamiento de lípidos, también conocida como "hipótesis de capacidad de expansión del tejido adiposo", que apunta a que la obesidad se produce cuando los lípidos (grasa) se almacenan en lugares fuera de lo común del cuerpo, como el hígado y el páncreas. Este desbordamiento de lípidos puede afectar la cantidad de insulina que produce el cuerpo.
  • Hipótesis de la adipoquina: Plantea que el tejido adiposo blanco (grasa), que segrega hormonas y otras sustancias, funciona mal en las personas obesas, lo que afecta la producción de insulina.


Colesterol y Obesidad:


El colesterol es uno de los lípidos o grasas más importantes que se encuentran en nuestro cuerpo. Cuando existe un exceso de colesterol circulante en la sangre,
tiende a depositarse en la pared de las arterias, llamadas placas de ateroma.
El colesterol LDL o “malo” se acumula en las paredes de las arterias y produce endurecimiento y estrechamiento.


Factores de riesgo: mala alimentación, obesidad, falta de ejercicio, tabaquismo, edad y diabetes.

Complicaciones: dolores de pecho, ataque cardíaco, accidente cardiovascular.


Del mismo modo que sucede con la diabetes tipo2, la obesidad es una de las causas principales del colesterol llamado malo, es decir el colesterol formado por grasas saturadas.
De hecho, colesterol, obesidad y diabetes tipo 2 comparten motivos de desarrollo de la enfermedad como son: una alimentación poco saludable (con importante cantidad de grasas saturadas), falta de ejercicio y kilos de más. A su vez una serie de enfermedades tratables, para las que el sobrepeso es también causa principal, puede provocar colesterol alto en la sangre. Estas enfermedades son: hipertensión (tensión arterial alta), diabetes, enfermedades del riñón e hígado, inflamación aguda del páncreas (pancreatitis aguda) e hipoactividad de la glándula tiroides.


Hipertensión y Obesidad:


Se ha comprobado que el exceso de grasa corporal y sobrepeso contribuye a elevar la presión arterial hasta el punto de que por cada 10 kilos de peso ganados la tensión arterial aumenta de entre 2-3 mm Hg. La zona en la que se almacene la grasa también incide en el riesgo cardiovascular de este modo, la obesidad abdominal (la localizada en la zona de la cintura) es la más peligrosa para nuestra salud. Además de causar hipertensión arterial, también favorece el desarrollo
de otras patologías como la diabetes y la hipercolesterolemia.


Diabetes tipo2-Colesterol-Hipertensión y Obesidad, igual a Síndrome Metabólico:


Como vemos las cuatro enfermedades ( Diabetes tipo2, Hipertensión, Obesidad y Colesterol) están interrelacionadas y suponen un grave riesgo para la salud cuando se dan en conjunto produciéndose lo que se conoce como Síndrome Metabólico.
El Síndrome Metabólico se da cuando varios trastornos (aumento de la tensión arterial, sobrepeso, diabetes tipo 2 y colesterol) se presentan al mismo tiempo. Cuando esto sucede aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2.
Cuando uno sólo de estos trastornos se presenta en solitario no se da una situación de síndrome metabólico pero sí que se tiene un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave. Conforme se van desarrollando más de estos trastornos, el riesgo de desarrollar enfermedades y complicaciones asociadas (por ejemplo enfermedades cardíacas) aumenta aún más.


Por todo lo anterior no hace falta remarcar por qué el control del sobrepeso y el adquirir unos buenos hábitos alimenticios son dos pilares básicos para prevenir y evitar un buen número de enfermedades asociadas al sobrepeso.


0 0
Feed

Laisser un commentaire